...........................................................................

Proytecto

............................................................................

Regresar

>Los primeros pasos de artesanías Callotl

PROYECTO CALLOTL ARTESANÍAS

Fundación Doménech detectó que muchísimas familias de la cuenca del estero de Jaltepeque percibían escasos ingresos económicos.  Alrededor de 2013, se tomó la decisión de realizar un diagnóstico de materias primas sostenibles y potencial artesanal en la región. Uno de los resultados fue que había mucho coco disponible.

 

"Detectamos que el coco era un recurso renovable en todo Jaltepeque. Era factible crear artesanías con hueso de coco, algo que aquí terminaban quemando y, por consecuencia, contaminaban más al medioambiente".  Fernando Medina, gerente de Fundación Doménech, añade que esta localidad carecía de una "identidad artesanal". Estas particularidades dieron luz verde a la creación de un componente artesanal ligado al proyecto Callotl.

 

Un año después del diagnóstico, arrancó el proceso de formación de 20 artesanos. Ninguno tenía experiencia. De hecho, los participantes se habían dedicado antes al cuido de ranchos playeros o al trabajo doméstico. Incluso, algunos habían sido tortugueros, es decir, recolectores de huevos para el proyecto homónimo de conservación de tortugas marina (Callotl).

 

La encargada de desdoblar talleres de creatividad, calidad y producción fue Dixy Valdez, experta en diseño artesanal. Así surgió un proceso de experimentación y aprendizaje colectivo en el que se fueron creando bisutería, macetas, adornos, portavelas y móviles.

 

"Crear artesanías lleva su tiempo. Luego de un taller de creatividad, volví a mi casa pensando qué inventar, pero solo pensaba en mis hijos, tengo cinco. De repente se me ocurrió hacer un móvil con tres pelotas de hueso de coco. Con ojitos y aletas de madera, los convertí en peces", Blanca Mendoza, de 38 años, cuenta el génesis de una de los productos insignes de Callotl.

 

En este punto, Fernando Medina asegura que la artesanía Callotl es el resultado de una co-creación entre artesanos y diseñador. "Los artesanos —como Blanca Mendoza— tienen la oportunidad de diseñar. Su impronta vuelve más genuino y valioso al producto".

 

Bajo esta óptica creativa, hubo artesanos que experimentaron con otras materias primas sustentables como el morro o jícara. Sin embargo, este árbol crece más al norte del estero y terminó siendo descartado por su disponibilidad.

 

Alrededor de agosto de  2015, la artesanía Callotl logró ser colocada en los escaparates de  la cadena de almacenes Simán. Su pedido fue de más de 2,000 piezas y requirió la dedicación completa de los artesanos durante más de tres semanas. Actualmente, Callotl es considerado un producto de moda responsable. Sus colecciones pueden ser adquiridas a través de voluminosos catálogos disponibles en la sede de la Fundación Doménech o en establecimientos especializados como La Piskucha, Nahanché, Hecho en casa, Axul Apaneca o Sentalia.

 

El total de las ventas está orientado a la protección medioambiental de la cuenca de Jaltepeque y sus pobladores, en este caso los artesanos. "Más del 50% de las ventas va hacia los artesanos. El otro porcentaje sirve para sostener al taller —energía eléctrica, equipos, mobiliario— y para los corrales de incubación de tortugas marinas", detalla Fernando Medina. Se calcula que unas 35 familias se benefician directamente con estas artesanías.

 

La creación de estas artesanías se ha vuelto una oportunidad de obtener un ingreso extra para los artesanos de Costa del Sol,  "Antes dependía económicamente del desove de las tortugas. Esto es distinto, puedo encontrar material de trabajo siempre, abunda el coco y la voluntad de querer transformarlo en artesanía. Gracias a esto tengo un ingreso extra", declara Dionisio Paz, un extortuguero de 26 años de edad.

 

Con su hija en brazos, Dionisio Paz dice que actualmente dirige la producción de un nuevo pedido para La Piskucha. Y asegura que con cada pago recibido, cada artesano está ahorrando $5. "Con este fondo queremos hacer un festival del coco. Preparar platillos, conservas, atoles y, por supuesto, exponer artesanía hecha con coco. Queremos que nos distingan por el coco". Al parecer, el propósito de crear una identidad artesanal para Jaltepeque está rindiendo frutos.

 

Desde que este proyecto inició se contó con el apoyo financiero del Fondo de la Iniciativa para las Américas (Fies) y el de la Asociación para el Desarrollo de la Costa del Sol (Adesol) que ha facilitado su centro de formación Abraham Safie para convertirlo en un taller de artesanías sostenibles, el "atelier" de artesanías Callotl.

1/7

Síguenos:

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

© 2018 by Fundación Doménech.