...........................................................................

Proytecto

............................................................................

Regresar

>Pesca Responsable, de la teoría a la práctica

PROYECTO PESCA RESPONSABLE

Pescar un mero o un camarón de gran tamaño es una completa rareza en el segundo humedal más extenso del país, el estero de Jaltepeque. Otras 88 especies de peces se hallan en la misma situación: agotadas o diezmadas. La sobreexplotación pesquera amenaza con desaparecer al 75% de otras especies marinas.

 

En el pasado reciente, el estero de Jaltepeque fue escenario de hábitos de brutales hábitos de pesca: apaleo, uso de explosivos y de químicos —como el clorato y el azufre—. En 2011, Fundación Doménech se propuso cambiar estas prácticas a través de un nuevo proyecto: "Pesca Responsable".

 

El primer paso fue sumergir un arrecife artificial en El Chicle, el canal más importante del estero. En este caso, se trató de 40 cubos de hormigón, potenciales semilleros de peces y otros organismos de importancia económica y medioambiental. El arrecife supuso capacitar a cientos de pescadores sobre la necesidad de respetar las tallas mínimas de captura de peces con el fin de conservar especies como el pargo lunarejo, que se cría en el estero y luego migra mar adentro para madurar.

 

Muchos de los pescadores que asistieron a las capacitaciones estaban agremiados. De hecho, existen siete cooperativas pesqueras en la península de Jaltepeque, cada uno con identidad regional:  al occidente de la península, los pescadores del cantón Los Blancos; al oriente, los del Zapote.

 

Agremiados y no agremiados ayudaron a identificar sus sitios de pesca, la duración de sus faenas, métodos de pesca, especies capturadas, luego se reflexionó sobre sus prácticas. Más tarde, en enero de 2015, la empresa Sea-Sostenible se encargó de impartirles un taller sobre  "legislación pesquera y prácticas pesqueras amigables".

 

Todas estas actividades parecen ya haber hecho mella en los pescadores de Jaltepeque, Marcela Puro, coordinadora de Pesca Responsable, ejemplifica que tras la creación del arrecife artificial  —en mayo de 2015— , "es muy raro que alguien pesque allí. Incluso, cuando alguien pesca algo pequeño, lo libera".

 

Los talleres de sensibilización también han sido llevados también a otros cantones pesqueros, como San Marcelino. Se hizo lo mismo en algunos restaurantes de la zona, en marzo de 2017, el personal del restaurante Acajutla aceptó que les fuera enseñada la biodiversidad de Jaltepeque y, sobre todo, aprender a reconocer los productos derivados de la pesca responsable.

 

Marcela Puro, de Pesca Responsable, confiesa que no ha sido fácil hablar sobre mejores hábitos de pesca a pescadores que se han curtido en mar y estero. "Más allá de ser mujer y ser joven, hay que saber bastante sobre el tema, saber cómo llegarles y demostrar que no estás perdida".

 

Walberto Mercado, un pescador local, puntualiza que con este proyecto ha terminado de comprender que pescar con explosivos es lo contrario a crear un arrecife artificial. De hecho, Walberto ayudó a construir los cubos del arrecife artificial porque está convencido de que la sostenibilidad en la pesquería depende de un sistema de ordenamiento.  "En el estero se crían los pargos que luego pesco en el mar. Si el estero me garantiza mi sustento y un lugar donde vivir, ¿por qué no voy a protegerlo?".

1/10

Síguenos:

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

© 2018 by Fundación Doménech.